Categorías
Uncategorized

Nueva Checklist Gratis

Super Checklist (Masterización)

Todos los pasos para dar por finalizada una producción musical profesional.

Última Revisión el 04/10/2020

Checklist Final













¿Qué es la Masterización?

La masterización es el proceso final de una canción aplicando procedimientos técnicos que le permiten competir comercialmente con otras canciones en el mercado. También es el proceso de preparar los archivos en el formato correcto para las tiendas y plataformas digitales.

A menudo la masterización implica realizar ajustes precisos mediante la ecualización, la compresión y limitación para normalizar los niveles de amplitud. Con ello permitimos que la pista alcance su máximo potencial. Los ingenieros de masterización también realizan tareas como organizar las pistas del álbum en su secuencia final, incrustar metadatos y poner los niveles de audio parejos dentro de un album.

No olvides antes de dar por finalizado tu trabajo, revisar los siguientes puntos que te menciono en la siguiente lista gratuita para productores y músicos independientes. 

1. ¿Suena como un producto terminado?.

Esta pregunta es muy importante, ya que puede dar respuesta a los diferentes errores que podrías estar cometiendo en tu proyecto. Si tu canción aún no suena como un producto terminado tendrás que preguntarte, ¿qué le falta?.

  • ¿La velocidad es la adecuada?
  • ¿Me transmite el resultado final lo que estaba buscando?
  • ¿Le falta presencia o suena aplastado?
  • ¿La secuencia de percusión me resulta aburrida?
  • ¿Me molesta algún sonido o no encaja con el resto de la composición?
  • ¿La calidad de los samples es correcta?
  • ¿Las vocales están bien grabadas? ¿El procesamiento está limpio?

 

Estas son algunas de las preguntas que podrías plantearte. Para tener una visión más global y clara, te recomiendo practicar el siguiente punto, ya que te ayudará a identificar muchos de estos posibles problemas.

2. Prueba multisistema.

No te centres solo en un resultado profesional desde los altavoces de producción. No te olvides de las herramientas que tienes a tu alrededor, en casa, en la oficina, en el coche… Estoy hablando de todos los reproductores de música que habitualmente no utilizas para producir música. 

Haz uso de todos los reproductores que tengas por casa: cascos de producción, ordenador de mesa, portátil, móvil, tablet, unos cascos antiguos, televisión, coche…, todo aquello donde puedas reproducir tu canción. Haz un test en tus dispositivos para ver si hay algo que te llama en exceso la atención. Todas estas escuchas van a darte diferentes perspectivas de cómo sonaría tu canción sonando en diversos canales.

Hoy en día, es muy alto el número de personas que escucharán las canciones con los altavoces del portátil incluso con el móvil, y en estos reproductores suelen cortar mucho las frecuencias bajas, y es por eso que hay que tenerlo en cuenta para que siga sonando interesante nuestro track aunque prescindamos en parte de estas frecuencias.

Otro punto importante del testing es hacerlo a niveles fuertes y a niveles flojos. A bajos niveles de volumen escuchamos mejor las frecuencias medias, que por si no lo sabías, es el rango más importante ya que los pequeños reproductores como radios, móviles, algunos coches, portátiles,… centran toda la información musical en ese rango de frecuencias.

Y otro punto a tener en cuenta, es el de si estás es una habitación, probar a levantarte, moverte por la sala e incluso salir para ver con otra perspectiva cómo suena la canción.

Cuando vayas a hacer el testing procura tener un papel o dispositivo eléctrico donde apuntar todo aquello que puedas identificar como error en la canción para posteriormente buscar la solución en el proyecto.

SPOILER: No se va a escuchar exactamente igual en todos los dispositivos, la finalidad es que se escuche bien en todos ellos, no increíble en uno, y luego muy regular en todos los demás reproductores.

3. Pista de referencia.

Analizador de espectro SPAN de Voxengo. (FREE)

Cuando trabajamos en una mezcla o masterización es aconsejable tener a mano una pista de referencia de un estilo parecido al que estemos haciendo o alguna canción que te guste la mezcla, los procesados o los volúmenes de los elementos.

Escucha detenidamente qué efectos y cómo los ha aplicado el productor, el posicionamiento en el campo estéreo, los volúmenes de las pistas, las frecuencias en la mezcla, etc. 

Para tener una referencia visual de la pista que tenemos como soporte, estaría bien ir observando con un visualizador de frecuencias como es el Voxengo SPAN, (gratuito), para vér dónde y cómo afectan las frecuencias durante la mezcla.

Juega a desconectar y encender la pista de referencia mientras vas mezclando, te ayudará en el proceso de sacar un sonido más profesional ahorrándote futuros problemas en el master final.

4. Estéreo vs Mono

Uso del procesador de Ableton (UTILITY). 1 - Colocación de pistas en mono. 2 - Reducción del campo estéreo de una pista. 3 - Colocación de frecuencias bajas y subs en mono.

Haz un checkeo en la pista del master de Estéreo a Mono. Para ello puedes usar en Ableton herramientas como Utility, que te permite poner en un click la señal del master en Mono. 

Si en tu canción percibes una bajada de volumen brusca de algún instrumento al pasar de estéreo a mono, se puede interpretar como cancelación de fase. Soluciona esto cerrando el campo estéreo de esa pista o cambiándolo por otro instrumento si la solución no termina de convencerte.

Si entiendes qué es la cancelación de fase, sabrás que el mismo sonido suena en el altavoz en positivo y en el otro altavoz suena en negativo, y esto se traduce a (+1) + (-1) = 0

Exactamente no es un cero (silencio) absoluto, por lo general suele crear un efecto metálico, como un flanger. Si al pasar a mono tu pista crea este efecto, te estará avisando que hay una cancelación de fase o que hay frecuencias que tienen un exceso de chorus, delays muy cortos, o similar.

Esto lo podrás solucionar eliminando efectos innecesarios, colocando en mono la pista (si te lo permite la mezcla) o quizás tengas que cambiar el sample, porque ya venía por defecto con este error y tendrás que sustituirlo como dije anteriormente.

A parte de la cancelación de fase, otra cosa buena de mezclar en mono es que tienes una mezcla del proyecto mucho más presente y controlable, ya que nos olvidamos de los estéreos y de los efectos que engrosan la canción, concentrándonos directamente en que suene compacta la mezcla.

Recuerda que los sonidos que están muy expandidos en el campo estéreo pierden volumen cuando lo escuchamos en mono.

Comprueba con un visualizador de espectro que todos los sonidos respetan aproximadamente su volumen general en la mezcla tanto en una escucha estéreo, como en mono. Esto soluciona el problema de que suene muy diferente entre: radio, coche, PC…

5. olvídate del proyecto.

La herramienta más apreciada, tu cuerpo. Cuídate, y cuando notes cansancio mentalmente, te duela la cabeza, los ojos o no estás del todo cómodo produciendo… es momento perfecto de tomar un descanso.

No sólo basta con parar para volver en unos 20 minutos, tras un café, una partida a un video juego, un baño o un paseo puede ser suficiente, pero para una mezcla final o master necesitas más que eso.

Tómate un descanso del proyecto de una semana mínimo, escucha cosas nuevas, haz deporte, visita la familia, lo que necesites, pero no vuelvas al proyecto hasta pasados los días suficientes para que se te olvide cómo era la mezcla, desconecta.

Esto hará que olvides los detalles, los efectos que aplicaste, el resultado final… quedando espacio nuevo en nuestra mente para retomarlo con la mente fresca y escuchar el resultado que teníamos desde un punto más externo, como si lo escucharas casi por primera vez.

Si hay algún problema… encontrarás volúmenes muy altos o demasiado bajos, excesos de reverberaciones y demás detalles que antes no escuchabas por el simple habituamiento de nuestros oídos.

Esto puede salvar tu mezcla y ahorrarte mucho tiempo. ¡Tómate un respiro!

6. Salidas en verde.

Salidas con exceso de volumen. (En ROJO)

Tanto en las pistas principales como en los procesadores deberíamos revisar que su salida esté en verde, es decir, que no esté en rojo produciendo así una distorsión (al no ser que sea el propósito que estemos buscando).

Todos los procesadores, sintetizadores, efectos tienen una salida visual donde vemos el volumen en color verde o rojo, si este satura la señal pasará visualmente a roja. Puedes solucionar esto bajando la señal de salida o del procesador anterior.

Esto es muy importante; a no ser que estés buscando un sonido roto y distorsionado, debes de vigilar todas las salidas de los procesadores y de los VST de todas tus pistas. Así como también las salidas de tus canales individuales.

En cuanto al volumen final de las pistas, nunca debería de ser superior a -6db para tener un buen espacio dinámico en el mastering, pero esto ya lo veremos en el siguiente punto.

7. Resultado dinámico.

Pista sobreprocesada vs Pista saludable.

La dinámica es el contraste entre los volúmenes más bajos y más altos de una canción.

Cuando comprimimos y limitados una señal, esta dinámica empieza a desaparecer ya que vamos acercando cada vez más los volúmenes bajos con los más altos. Un sobreprocesamiento de la señal podría arruinar nuestro proyecto.

Chequea que el resultado de tu audio final sea dinámico, es decir, que los volúmenes no sean excesivamente planos, que tengas zonas de más interés que en otras y que la pista no esté sobre comprimida, limitada o saturada. En la imagen de arriba puedes ver dos masters diferentes de la misma canción. La pista de arriba tiene un sobreprocesamiento mientras que la de abajo se encuentra con un procesamiento sano conservando la dinámica.

Según plataformas como Spotify, Youtube y AppleMusic, el volumen de los RMS no debería ser superior a los -4dB. De lo contrario, estas mismas plataformas bajarán tu volumen final.

Los RMS el valor que nos marca el volumen medio de la energía de nuestra pista.

8. Envíos externos.

Diferentes canales de retorno.

Revisa todas tus pistas para ver qué efectos les has aplicado y si estos se los podemos añadir mediante envíos. Recuerda que esto hará que tu canción suene más limpia y que los instrumentos estén más presentes.

Reverb, Delays, Chorus y otros FX que ocupen mucho espacio en la mezcla deberían ir, siempre que se pueda, por medio de envíos externos.

 

9. Silencios obligatorios.

Inicio de una canción comercial con silencio en la intro.

Tu canción nunca debe comenzar en el segundo cero. Muchos reproductores como Soundcloud, Spotify… crean clicks o clipeo de audio al inicio si la pista de audio comienza justo al principio, o en su defecto, crean un pequeño silencio eliminando así la pegada inicial del tema.

Atrasa todo el proyecto un poco para dejar ese segundo que necesitan los reproductores tanto al inicio como al final de la canción.

10. Limpieza individual.

Filtrado de frecuencias graves en un hihat con Fab-Filter.

Haz un barrido de frecuencias, con un paso alto / paso bajo, en aquellas frecuencias que no aportan nada a las pistas del proyecto. Puedes usar el procesador EQ Eight que viene gratuitamente con Ableton.

Por ejemplo, en un canal de hihats, elimina las frecuencias graves hasta que notes que el sonido comienza a cambiar (empezará a sonar filtrado). Tendrás que dejar el filtro justo antes de que ese filtrado sea perceptible al oído.

11. A/B Mezcla y Master.

Comparativa de mezcla solo con mezcla + master.

Una vez tengas tu mastering terminado, haz una exportación del proyecto completa y luego haz otra exportación sin la cadena del master, es decir, sin los procesadores del master.

Con ello obtendremos dos pistas de audio diferentes, es posible que la pista del master suene más fuerte que la de la mezcla sola, pero de momento no debe preocuparte.

A continuación abre un proyecto nuevo y lanza dentro del programa las dos exportaciones en pistas diferentes. Una vez lo tengas, iguala el volumen de la mezcla al master, ya sea subiendo el volumen de la mezcla o reduciendo la de audio exportado con el mastering. (Esto lo hacemos porque por lo general nuestra mente piensa que cuanto más alto suena una canciónmejor suena, y ajustamos los niveles para que estén en igualdad de condiciones las dos exportaciones).

Ahora que tienes las pistas niveladas, haz un checkeo de qué sientes con cada versión:

  • ¿Mejora la mezcla en el mastering?
  • ¿Suena más limpia la canción en el mastering?
  • ¿Qué sensaciones te produce cada una?

Si has hecho un buen trabajo, el mastering sonará mejor que la mezcla. De no ser así no te preocupes, a veces un buen mastering es solo añadir un compresor y limitador lo mínimo para subir el volumen y apenas notarás diferencia en tu checkeo.

Recuerda que con una mezcla excelente no necesitarás una cadena llena de procesadores en el master.

12. Calidad y especificaciones finales.

Ahora que ya has revisado todo lo anterior, es hora de sacarlo a una buena calidad. Recomiendo el formato: WAV, a 24 Bit y 44100 Hz aunque es posible que tu distribuidora o canal con el que subas la música a las plataformas digitales te pidan una configuración diferente.

Si necesitas hacer una exportación en MP3, por cualquier motivo (siempre recomiendo usar WAV, ya que MP3 es un formato de compresión), entonces te recomendaría elegir una calidad de unos 320kbps.

¡Hora de practicar!

Gracias por leer este post. Esta lista se irá actualizando conforme aprenda cosas nuevas.

Para estar al tanto de ello, te recomiendo que me sigas en las redes sociales. También podrás encontrar tutoriales, tips y hacer consultas sobre producción musical totalmente gratis desde Twitter o Instagram: @myukomusic

Estoy aquí para ayudarte. ¡Saludos y viva la música!

MYUKO.

¿Te ha gustado el contenido o te ha resultado útil? ¿Te gustaría tratar algún tema en especial en el siguiente post? Deja tu mensaje en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *